13 jul. 2012

EL BARÓN RAMPANTE

Italo Calvino nos muestra una historia un tanto burlona y desconcertante.

A Cosimo, un joven de 12 años, su padre le reprime y castiga por no querer comer caracoles en una cena familiar.
El niño, ni corto ni perezoso, marcha de casa y se encarama al primer árbol que encuentra en el jardín.
Así va a pasar su vida, de rama en rama y sin querer saber nada de la vida terrenal.
Entretenido.

2 comentarios:

  1. Ese niño se merece que le castiguen para toda la vida. Se nota que no ha probado los especiales al whsiky, genuinos de Bep.

    ResponderEliminar
  2. A mi no me gustan los caracoles y no me ando por las ramas. Un niño un poco estupidillo.

    ResponderEliminar